Reportaje: El Templo de Debod

Un templo egipcio en Madrid, una joya Nubia imprescindible

templo-de-debod-cc-freakland

Templo de Debod por la noche

 

Se trata de un templo egipcio del siglo II a.c situado en el Parque del Cuartel de la Montaña, en las proximidades de la Plaza de España: el templo de Debod. El gobierno Egipcio donó este templo a España para impedir que terminara inundado después de la construcción de la gran presa de Asúan.

 

 

 

 

Nubia es conocido, desde la Edad Media, como la región central de Nilo entre Asuán, en Egipto, y Jartum, en Sudán. En contraste con la amplitud y fertilidad del valle egipcio, el Nubia es estrecho y de escarpadas orillas, lo que dificulta el beneficio producido por el sector agrario y ganadero, a excepción de algunas zonas. Nubia está dividido en dos grandes zonas geográficas y culturas. Al norte, entre las dos primeras cataratas, se extiende la Baja Nubia, que fue elemento de inspección egipcia desde las primeras dinastías y colonizada en el Imperio Nuevo. La Alta Nubia, en medio de la segunda y la sexta catarata, fue origen de dos grandes estados: el reino de Kerma, dominado por Egipto en 1500 antes de Cristo, y el Reino de  Kush, que también conquistaría Egipto,  estableciendo la Dinastía XXV, entre el 728 y el 662 A.c

La ciudad de Debod estaba ubicada en la frontera norte de la Baja Nubia, a escasos kilómetros de Filé y Elefantina. En el Imperio Nuevo tuvo que existir un santuario de pequeño tamaño en honor a Amón. Probablemente a este monumento, del que actualmente solo se conservan dos piezas de un sillar con el nombre del faraón Seti II, sea responsable del nombre de la villa: la ciudad del templo. Encima de ese antiguo templo, el rey de Adijalamani de Meroe edificó una capilla de pequeño tamaño en honor a los dioses Amón de Debod e Isis de Filé. Adijalamani, siguiendo los pasos de Arqamani, se benefició de la revolución del sur de Egipto contra Ptolomeo IV y Ptolomeo V para ampliar su control político hasta la Baja Nubia y auxiliar a los rebeldes tebanos.

La capilla construida por Adijalamani configura el núcleo original del templo de Debod. Sus paredes, ornamentadas con relieves, exhiben a este rey meroita efectuando ofrecimientos a los dioses, denominado como un faraón egipcio. En la antigüedad la capilla mostraba un aspecto bastante diferente al actual, ya que las paredes y el techo estaban decorados con pintura. La parte que quedaba de pintura se perdió de forma definitiva en el siglo XX, después de su prolongado hundimiento bajo las aguas del lago de Asúan. 

debod

Grabados en la Capilla Adijalamani

Cuando la rebelión en el sur de Egipto llegó a su fin, los reyes Ptolomeo VI y su sucesor, Ptolomeo VIII, reanudaron el dominio de la Baja Nubia. En Debod, estos reyes agrandaron el santuario original erigido por Adijalamani, proporcionándolo de nuevas capillas, una terraza y un pilono. La capilla primitiva daba lugar a un pequeño templo egipcio. Ptolomeo VIII bendijo un sagrario hecho de una sola piedra  con el fin de conservar una estatua de la diosa Isis que, lamentablemente, desapareció en el siglo XIX. Ptolomeo XII mandó la construcción de un segundo naos en honor a Amón de Debod, que actualmente se mantiene en su capilla.

Después del triunfo sobre Marco Antonio y la reina Cleopatra, Roma invadió y dominó Egipto en el año 30 A.c. Las tropas romanas siguieron con la guerra diez años más en el sur contra el reino de Meroe, finalmente la firma de un tratado de paz asentó unas fronteras estables entre ambos reinos. Escasos años después, el vestíbulo del templo y la fachada principal se decoraron con escenas en las que se muestra al emperador romano Augusto. Además en esta época se construyó un tercer pilono, una vía procesional y un embarcadero, también una capilla, que se ha interpretado como un mammisi, sitio donde se desarrollaban los ritos del nacimiento del dios niño.

copia-de-textos-artes_clip_image002_0000

Planta inferior del templo

En el año 635, los templos de Filé se inhabilitaron al culto pagano. Los pequeños templos  de la Baja Nubia asociados a la diosa Isis, entre ellos Debod, fueron cerrados y abandonados. Egipto y Nubia dejaron de existir para el mundo occidental hasta que, once siglos después, viajeros y aventureros redescubrieron para Europa sus antiguos monumentos. En 1737, Richard Pococke y Frederik Norden, recorrieron el Nilo hasta Asuán y Frederik Norden fue obligado a abandonar la isla de Filé por las amenazas de los habitantes de los alrededores y pasó frente al Templo de Debod y a pesar de que su deseo fue desembarcar y visitar el templo, el capitán de su barco no se lo permitió para no desperdiciar el viento favorable. En enero del año siguiente, en su viaje de regreso tampoco pudo parar pero tomó unos apuntes sobre el monumento. Estas dos visitas al templo forman los primeros testimonios gráficos de Debod.

En 1812 numerosos europeos ansiosos de fortuna se dirigían a Egipto y Nubia empezó a ser frecuentada por exploradores y aventureros que nos han dejado descripciones y dibujos de Debod donde nos muestran referencias sobre partes hoy pérdidas.75 años más tarde de la visita de Norden, el jeque Ibrahim Ibn Abdullah realizó la primera descripción meticulosa del templo, del que realizó también una planta del conjunto. En 1816, Jean Jacques Rifaud estuvo en Debod calcando unos relieves del vestíbulo y realizó un graffiti en la capilla del naos. En 1819 François C. Gau elaboró varias vistas y dibujos. Aparte de los dibujos de la capilla de Adijalamani y de los relieves de la pared norte del vestíbulo y de la fachada principal también dibujó el naos de Ptolomeo VIII, que fue separado del templo rumbo a alguna colección europea hacia 1826.

hist_3_2

Notas de Champollion, 1929

En 1829 Jean François Champollion, quien interpretó la escritura jeroglífica entre los años 1822 y 1824, e Ippolito Rosellini, padre de la egiptología italiana, visitaron el templo de Debod y se dedicaron a calcar textos y relieves. Champollion y Rosellini asignaron correctamente al rey nubio Adijalamani la construcción de la capilla de relieves y reconocieron a Amón de Debod como el dios al que el templo fue destinado. La última gran expedición fue entre 1842 y 1849, patrocinada por el rey de Prusia y dirigida por Karl Richard Lepsius, hizó dos paradas en el templo de Debod en las cuales Lepsius se dedicó a copiar los textos y relieves de manera precisa y con bastante detalle y a modificar varios fallos de Champollion. David Roberts, un pintor escocés conocido, en 1838 elaboró un diseño del conjunto del templo utilizándolo para crear una escena con esclavos, donde el contorno del templo y otro de fachada. También realizó una imagen de la fachada minuciosamente, pese a que las proporciones eran un poco más grandes que en la realidad y que añadió una columna  interior que en realidad no existe, seguramente debido a una confusión. También realizó un boceto de las proximidades de Debod, en la que no figura el templo y muestra unos cocodrilos en la orilla oriental del Nilo a la puesta de sol.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, el destino turístico preferido de las clases altas europeas y americanas eran Egipto y Nubia, ya que así aprovechaban el clima y veían los monumentos del Nilo. Algunos turistas contaban con el privilegio de un nuevo invento: La cámara fotográfica. Así fotografiaban todos los lugares dignos de recordar. Sin embargo, serán los fotógrafos profesionales los que muestren las imágenes de los monumentos y hagan públicos libros ilustrados para saciar la demanda europea. Pioneros de la fotografía en Egipto como Marcel Du Camp, Félix Teynard, Francis Frith, Pascal Sebah o Antonio Beato fotografiaron Debod mostrándonos el continuo deterioro que ha ido experimentando el monumento. En veinticinco años, la fachada principal del templo, parte de la fachada norte y mammisi estaban arruinados.

fachada

Fachada principal del templo en 1851

Años más tarde, el tercer portal, el más próximo al templo, igualmente se vendría abajo .En 1906, la más célebre guía de viajeros de ese período, la Badecker, asignaba la ruina del edificio a un terremoto que aconteció en 1868, pero si nos basamos en las fotografías parecen indicar que esto se debió al constante robo de piedras de los ciudadanos de los alrededores, ya que se trataba de un material de construcción de calidad.

templo-ruinoso

Estado ruinoso del templo en 1907

 

 

 

La construcción de la presa antigua de Asúan entre 1898 y 1902 para ajustar el caudal del Nilo provocó la ocultación bajo las aguas del embalse de sus templos y sitios arqueológicos. Tras las quejas en 1901 enviaron a Howard Carter, inspector jefe de Antigüedades para el Alto Egipcio, a Nubia   para que elaborara un informe conciso de la condición en la que se encontraban seis templos nubios, entre los que se encontraba el templo de Debod. En 1906, Arthur Weigall, sustituyendo a Carter, realizó un informe donde indicaba el estado ruinoso del templo de Debod a causa del continuo despojamiento de sus piedras y la imprescindible restauración de los elementos que perduraban. El templo había sufrido un grave deterioro desde el siglo anterior. El vestíbulo y parte del mammissi se mostraba arruinado y descuidado convirtiéndose en imposible su reconstrucción; las fachadas norte y sur notablemente dañadas y, en general, todo el edificio mostraba daños estructurales que advertían con su desplome. En el exterior, el tercer portal, que se podía ver en 1896, ya no estaba y esto disminuyó al templo su característica imagen durante todo el XIX.

En 1907 se optó por elevar la presa de Asúan para inspeccionar el patrimonio histórico afectado. En las proximidades de Debod se excavó varios cementerios fechados entre el Predinástico y la época cristiana. Simultáneamente, el Servicio de Antigüedades emprendió la renovación de varios templos, entre ellos el de Debod. Emplearon cemento y hierro para la unión de los sillares, muchos de los cuales fueron reconstruidos o completados. Al no poderse realizar la reconstrucción de las partes perdidas se tuvo que dejar el muro oeste del vestíbulo con sus relieves al descubierto.

Durante los siguientes cincuenta años, el Templo de Debod solamente fue visitable en verano, cuando las compuertas de la presa se abrían para vaciar el lago. Los relieves, que estaban pintados, dejaron de tener color, y las piedras, expuestas a la acción del agua, se estropearon notablemente. En 1954, el gobierno de Gamal Násser comunicaba la construcción de una gran prensa en Asúan, unos kilómetros más arriba de la antigua. Esta construcción era necesaria para ampliar la producción agrícola y ser capaces de alimentar a la creciente población egipcia, también constituía una fuente de energía para fomentar la industrialización del país. La presa constituyó un enorme pantano, el lago Násser, de 500 kilómetros de longitud que se extendía hasta Sudán. Cuando en 1970 las aguas del lago lograron su nivel máximo, Nubia dejó de existir en los mapas. Los enormes beneficios económicos que la construcción de la Gran Presa aportaba a Egipto y, en menor medida, a Sudán, no podían tapar el horrible resultado que tendría para Nubia: la ausencia de zonas habitadas, la mudanza obligatoria de sus habitantes, el abandono de sus costumbres de vida y el desenlace de su cultura.

El 8 de marzo de 1960, el director general de UNESCO estableció un llamamiento al mundo para proteger y defender los monumentos y sitios amenazados. Con esto Egipto y Sudán se manifestarían de manera generosa con los hallazgos que se realizaran en el transcurso de las excavaciones. Hasta cuatro pequeños templos se entregarían a las naciones que predominaron por su ayuda. Esta campaña fue todo un éxito: participaron veinticuatro países y 50 estados colaboraron con unos veintiséis millones de dólares para financiar la campaña más siete millones pertenecientes a contribuciones privadas. Entre los años 1960 y 1965 se produjo el transporte de los templos y monumentos amenazados hacia su nueva ubicación. Antes de realizar este viaje los documentaron e inspeccionaron sus inscripciones. Estos templos y monumentos fueron desmontados o cortados, y colocaron sus bloques en distintas áreas de almacenamiento, y así se quedaron hasta su montaje final.

images

Maqueta de los templos de la región de Nubia

Acorde al compromiso inicial egipcio, cuatro templos fueron cedidos a otros tantos países para agradecerles la ayuda que habían prestado. Los templos egipcios elegidos para dejar Nubia fueron los de Dendur, concedido a Estados Unidos y actualmente se encuentra en el Metropolitan Museum de Nueva York; el de Taffag, a Holanda, exhibido en el Museo Egipcio de Leiden; el de Ellesiya, fue regalado a Italia y expuesto en el Museo Egipcio de Turín, y el templo de Debod.

España fue uno de los grandes contribuyentes internacionales, con 325.000 dólares para auxiliar a Abu Simbel y 200.000 para salvar Filé, además de colaborar en las actuaciones arqueológicas. Por esto, la colaboración española consiguió una gran recompensa: en 1968 Egipto donó a España el templo de Debod. Durante la construcción de la nueva presa, grupos de arqueólogos de diferentes misiones internacionales se dividieron por el valle mientras que el tiempo no jugaba a su favor .En menos de cinco años, las aguas de la presa ocultarían todo, por lo que debían desmontar y trasladar los templos a un sitio seguro.

El primero en ser rescatado fue el templo de Debod, en el verano de 1960. El desmontaje fue llevado a cabo por un equipo del Servicio de Antigüedades Egipcias. No se pudieron recuperar todos los elementos arquitectónicos: Los bloques de arranque de los cimientos del templo, los restos del embarcadero y la calzada de acceso quedaron in situ. Los sillares del templo fueron colocados en la Isla de Elefantina, frente a Asuán. En esta isla, ordenados junto a los de Dendur, se mantuvieron diez años a la espera de marcharse a su destino definitivo.

Entre el 20 y el 28 de junio de 1969, noventa camiones trasladaron las 1350 cajas que contenían las piedras del templo hasta Madrid, y se depositaron en el solar del antiguo Cuartel de la Montaña, en la Montaña del Príncipe Pío.

manuel-sanz-bermejo-reconstruccion-en-madrid-644x362

Reconstrucción del templo en 1971

Durante la Guerra Civil española el cuartel fue bombardeado y el edificio no fue reconstruido  por lo que el solar quedo en ruinas durante más de 30 años por lo que en 1970 el solar fue cedido al Ayuntamiento de Madrid para instalar en él el templo de Debod.  En octubre de ese mismo año se restauraron y montaron los bloques originales del templo y sus dos portales y el 23 de diciembre se inauguraron los jardines. En 1971 se reconstruyeron las partes perdidas del templo, especialmente la fachada principal y el vestíbulo, para asegurar la permanencia de los relieves del vestíbulo, y en general, todas las estancias internas. Por este motivo, se decidió cubrir la terraza para evitar la entrada de agua al interior del edificio. Finalmente, fue inaugurado el 20 de julio 1972 y  una semana más tarde el público pudo comenzar a disfrutar de un templo egipcio en  Madrid.

inauguracion-templo

Inauguración del templo en 1972

En el interior del edificio, como se puede ver en la fotografía de la  planta principal de la que hablamos antes, encontramos: El vestíbulo y a su izquierda el mammisi (esta palabra es de origen copto y significa «lugar de nacimiento». Hace alusión a la sala donde la diosa venerada en el templo daba a luz, celebrándose en dicho lugar el «misterio del nacimiento divino»), la capilla Adijalamani, de la que hablamos anteriormente, la capilla del naos (capilla central dedicada a Isis y Amón de Debod) y sus dos capillas laterales, donde albergaban los altares y las estatuas de otros dioses residentes en Debod y se realizaban ritos y ofrendas diarias al mediodía y al atardecer, y la terraza que tuvo que ser cubierta debida al clima de Madrid.

mammisii

Mammissi

terraza

Terraza

capilla

Capilla

 

 

 

 

 

 

 

jardines

Jardines del Templo de Debod

 

 

Por último, hablaremos de los jardines del exterior que rodean al templo de Debod. Se instaló sobre los restos del Cuartel de la Montaña según la misma orientación solar que tuvo en su lugar de origen. El jardín disfruta de magníficas vistas de la Casa de Campo, el Parque del Oeste y la sierra. En 1968 Manuel Herrero Palacios diseñó estos jardines de 8  hectáreas.

templo_de_debod_in_madrid

Más información: disfrutamadrid y madrides

Bibliografía

Visita con guía al templo

Página de esmadrid

Noticia de ABC

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s