¿Por qué deberías visitar el Museo del Ferrocarril de Madrid el primer domingo del mes?

 

wp_20161002_003

Fotografía de Enrique Gil. CC-BY

 

 

                En el 61º del Paseo de las Delicias de Madrid se encuentra la antigua estación término que en la actualidad alberga el Museo del Ferrocarril de Madrid. En este lugar, que no parece ser el más popular entre las masas de turistas de la villa, tiene lugar una vez al mes un evento muy recomendable para aquellos que quieren iniciarse en el modelismo ferroviario. Hablamos del Mercadillo de Modelismo, que se celebra todos los primeros domingos de cada mes.

 

Allí fue este que ahora os escribe, el pasado 2 de noviembre. No era el primer mercadillo de ferromodelismo que visitaba, pero si el primero en este lugar, que cuando no tiene un evento especial lo ha encontrado más vacío, taciturno. Este lugar que a diferencia de muchos otros monumentos de la capital española, con mucha humildad, ha aparecido en una producción de Hollywood (Doctor Zhivago).

Desde la entrada se ven ya los primeros puestos. Hay que pagar 2,50 € para acceder. Ya dentro, ¿hacía que lado ir? ¿Al anden derecho? ¿Al izquierdo? Un bisoño como yo no sabe mantener la atención en uno de los puestos, y avanza mirando de allí a acá, y de acá a allí. Hay mucha variedad de locomotoras, vagones, escalas, vías, equipos electrónicos… Por no irnos al tema de marcas, escalas y tipos de corrientes eléctricas. El veterano entiende de esto, el que se está documentando sabe que esto es así, pero el que lea esto sin haber comenzado a iniciarse… ¡Mantenga la calma, ya lo entenderá!

wp_20161002_005

Fotografía de Enrique Gil. CC-BY

No obstante, el valor del mercadillo no es tanto la cantidad de modelos y ofertillas que uno encuentra. Si abre los ojos, pero sobre todo, los oídos, el visitante lo notará:

En esta locomotora debe tener cuidado al poner el decoder. -Abre la carcasa- ¿Ve estos puntos de contacto? Son para las luces. Si pone el decoder por encima, no encajarán y las luces no funcionarán.

Pues estuve en Alemania. Mira. -Saca su móvil y empieza a mostrar y pasar fotos de maquetas- Las hacen circular siguiendo horarios reales. ¡Fíjate! ¡Yo es que veo esto y pienso que es la realidad!

Muchos aficionados y dependientes se tratan con relativa familiaridad, se forman círculos de asistentes y comentan cosas como sus proyectos actuales, la tienda a la que suelen ir, o “que mala esta marca, ahora utiliza plástico y fabrica en China”. Desde fuera, la afición por las maquetas de trenes parece algo infantil sencillo. Sepan estas personas que la sencillez es, por suerte, falsa. Se requiere documentación, planificación y habilidad para hacer el proyecto más “sencillo” y entretenido. De modo que escuchar a los presentes, incluso iniciar alguna conversación con ellos, es un preciado bien que aprovechar en estos mercadillos.

Los asistentes son de casi todas las edades: ancianos, adultos, niños en los que el calificativo “emocionados” queda muy corto… Lo raro es ver a jóvenes y adolescentes. Quizás porque no es el hobby más económico que hay, quizás porque parezca aburrido, o porque no este muy visibilizado.

Mientras tanto, el tiempo pasa, y los puestos se recogen a las dos de la tarde. El que llegase tarde tendría que esperar al menos al final de mes para ir a otros dos mercadillos en Atocha y Chamartín, o al próximo primer domingo del mes para volver a esta primera gran estación madrileña.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s